Gestalt – Psicología y terapia

El conjunto es superior a todas las partes.

Esta pequeña frase hoy en día es el genérico de todas las terapias llamadas «holísticas» (del griego holos, el «todo»), de las cuales la Gestalt forma parte. Su principio, si descuidas un solo elemento de tu vida, tu comportamiento, tu pasado, tu psique o tu cuerpo, no puedes alcanzar el bienestar y la curación.

Para lograr esto, uno debe descubrir su propia unidad, su propia estructura interna y tener una visión general de uno mismo. Esto es lo que el psicoanalista alemán Fritz Perls resumió con «Gestalt«, del verbo “gestalten”, «ponerse en forma, dar una estructura significativa». En otras palabras, en este método, cada elemento trabajado, por ejemplo, la forma en que nos expresamos frente a los demás, se coloca siempre en su contexto global, en relación con los demás elementos de nuestra personalidad. El objetivo es reconectarse con uno mismo como persona.

Gestalt es parte de la familia de la psicoterapia corporal, pero a menudo utiliza el juego, la puesta en escena de las dificultades. Este aspecto lúdico permite comprender el origen de nuestras dificultades y experimentar con nuevas soluciones desde un enfoque humanista. Se practica en contextos y con objetivos muy diferentes  en psicoterapia individual, en pareja, en familia, en grupo, en compañía.

¿Cómo luchar contra una aptitud que puede llegar a ser muy incapacitante?

La terapia Gestalt puede ser una buena respuesta:

En principio, explorando la tensión entre el deseo y el miedo, de ir de un lado al otro trabajando en todas las dimensiones: motor, relacional, sensorial, emocional. Desarrollada colectivamente en la década de 1950, la terapia Gestalt se centra en restaurar el sentimiento de unidad del ser, lo que genera una seguridad interior, del cuerpo y la mente. Ella está interesada en lo que perturba nuestra relación con el entorno para fomentar una «forma de ser» más adaptada a cada situación. La actitud benevolente del Gestaltterapeuta no es neutral. Su experiencia y lo que está en juego en su relación con la ayuda del cliente para avanzar hacia nuevas soluciones.

La primera cita es para verificar que está en armonía con su terapeuta. En sesiones posteriores, se puede abordar la fuente de su conducta. Pero es sobre todo lo que se explora «cómo ocurre la escena» y «qué sucede entonces». Su terapeuta puede ofrecerle una manera diferente de experimentar situaciones intimidantes al invitarlo a respirar de manera diferente, a hablar de lado a lado en lugar de cara a cara, y así sucesivamente. Por lo tanto, esta terapia no se reduce a las técnicas de monodrama (interpretar caracteres) o la silla vacía (diálogo ficticio con una persona ausente) con la que está relacionada sistemáticamente. Si unirse a un grupo no es demasiado exigente, participar en sesiones grupales puede acelerar el proceso de transformación al colocarlo en situaciones más cercanas a la vida cotidiana y a su entorno. La terapia termina cuando logras avanzar hacia el otro de manera fluida, aceptando que su conducta no siempre es fácil de superar según el contexto.

Conducta de una sesión Terapia Gestalt

Un practicante de la Gestalt es activo, pero nunca directivo. Utiliza varias técnicas, verbales o no. «Se trata de» participación controlada». El terapeuta comparte deliberadamente algunos de sus sentimientos para ayudar al paciente a explorar su dificultad.

Ejercicios más comunes

  • La amplificación es para hacer explícito lo que es implícito, para tomar conciencia de la forma en que operamos en el «aquí y ahora» proyectando fuera de lo que está sucediendo dentro de lamentey el cuerpo.  El terapeuta observa nuestros gestos inconscientes y automáticos, estos «lapsos del cuerpo«, y nos pide que los exageremos porque revelan ciertos aspectos de nuestrolenguaje corporal.
  • El «monodrama» nos invita a expresar los diferentes personajes que están dentro de nosotros. Jugar estos roles pone de manifiesto las facetas contradictorias de nuestros principios y personalidad, los aspectos que nos ocultamos, que no queremos ver o proyectar en otros. También podemos interpretar los personajes principales de nuestras relaciones diarias (madre, hijos, cónyuge, jefe). Luego podemos usar la técnica del asiento caliente, traducido por la «silla vacía», un objeto simbólico que da voz a los ausentes.
  • La conciencia es una conciencia global del flujo constante de nuestras sensaciones físicas, ideas, preocupaciones, deseos, emociones, principios. Estar atento a ti mismo durante toda una sesión de psicoterapia puede conectar elementos que a veces se piensa que están separados (cuerpo / mente, por ejemplo). Es la importancia de la verdadera presencia, «aquí y ahora», querida por los orientales, lo que Perls prefirió llamar «ahora y cómo».
  • La indagación directa que consiste en no hablar nunca de o sobre alguien (principio básico de la Gestalt), sino de hablarle directamente incluso si está ausente. Uno elige un objeto, otra persona del grupo o la silla vacía. Esto hace posible que aparezca una emoción más rápidamente, una dificultad en la que uno puede trabajar.

¿Terapia Gestalt, para quién está dirigida?

El terapeuta certificado por Gestalt está comprometido con un plan ético para proteger al paciente y promover el trabajo terapéutico. El Código de ética exige que el terapeuta de la Gestalt se abstenga de cualquier abuso de poder con respecto al paciente.

La Terapia Gestalt es para cualquier persona, adultos, adolescentes o niños, dependiendo de la especialización del Terapeuta Gestalt, que puede ofrecer trabajo en persona, pareja, familia, pero también trabajo en grupo, según las necesidades. La terapia Gestalt puede acompañar todos los problemas de la vida: timidez, separación difícil, sensación de exclusión, trastornos psicosomáticos, ansiedad, trastornos de la alimentación, impasse existencial, problemas de relación… Por lo tanto, este enfoque puede dirigirse a cualquiera que busque de sí mismo o del sufrimiento que necesita ayuda para superar un momento de crisis o desequilibrio en su vida personal, social o profesional.

Si la situación lo requiere, el terapeuta de Gestalt trabaja en el marco de un manejo multidisciplinario, incluido el médico general o un psiquiatra, si, por ejemplo, resulta necesario un apoyo de los antidepresivos.

Y hasta aquí todo sobre la terapia de Getsalt. Si te ha gustado no dudes en compartirlo. ¡Es de gran ayuda para nosotros y puede serlo también para tus amigos/familiares!

Apiterapia

¿Qué es la Apiterapia?

La terapia con veneno de abejas, es una parte integral de la apiterapia, se hizo popular luego de la publicación de algunos libros sobre el tema como terapia alternativa. Esta práctica es realizada principalmente por profesionales especializados, o incluso practicada en casa por el propio paciente. En pocas palabras, se trata de tomar a intervalos regulares dosis de veneno de abejas como se tomaría cualquier otra forma de suplementos dietéticos. Muchas personas con esclerosis múltiple, con su desesperanza comprensible, impotentes ante una condición que empeora, la ven como una forma de curarse a sí mismas y posiblemente estar fuera de esto.

La apiterapia involucra las propiedades curativas que se supone que están presentes en la miel, propóleo, cera, polen, jalea real y pan de abeja. Esta ciencia, si podemos llamarlo así, incluso atribuye virtudes al veneno de las abejas. La miel es la más conocida en esta categoría de remedios.

De hecho, se toma como alimento, se aplica directamente a las heridas o se convierte en ungüento. Los defensores de este último modo de uso evocan la saturación de la miel en la glucosa y la debilidad de la presión osmótica evitando la multiplicación de gérmenes.

Aplicación de la Apiterapia

El veneno se administra directamente mediante picaduras de abejas o con una jeringa que contiene una solución diluida de veneno. El método tradicional, que todavía se practica hoy en día, es depositar abejas vivas en la piel del sujeto, una a la vez usando un par de pinzas. Se colocan más particularmente en puntos de acupuntura. Tan pronto como el aguijón penetra en la piel, la abeja pierde parte de su abdomen y muere en cuestión de horas, a no ser que se use una red para evitar este desprendimiento con posterior muerte de la abeja.

Para evitar la aplicación directa de las abejas, existen varias técnicas que pueden extraer el veneno de las abejas sin que estas mueran. Tratar la tendinitis, por ejemplo, sería suficiente el uso de dos o tres sesiones de dos a diez picaduras. Para una afección grave de la salud, como la esclerosis múltiple, el tratamiento podría extenderse durante mucho tiempo y requerir dos tratamientos a la semana, con 25 a 30 picaduras cada vez. Dado que la apiterapia no es una técnica reconocida oficialmente, para conocer la «dosis» tendrá que confiar en alguien que ya haya experimentado con la apiterapia.

Historia de la Apiterapia

La apiterapia es tan antigua como la apicultura. El conocimiento del uso medicinal del veneno de abejas se remonta a la antigüedad. Los textos chinos de 2.000 años lo mencionan. De manera similar, Hipócrates (460-377 ac), el padre de la medicina, consideraba el veneno como un remedio ideal para tratar la artritis y los problemas articulares. En el siglo XIX, el médico austriaco PhillipTerc, un pionero de la apiterapia en la medicina moderna, usó veneno de abeja para tratar enfermedades reumáticas. En su informe publicado en 1888, informa que no se presentaron complicaciones durante los 25 años en que trató a más de 500 pacientes que sufrían reumatismo y practicó más. 39.000 tratamientos.

¿Por qué utilizar la Apiterapia?

Recientemente, el polen es considerado un complemento alimenticio perfecto. Debido a sus propiedades inmunizantes, se utiliza en el tratamiento de alergias y para aliviar las afecciones relacionadas con la piel. El propóleo, por su parte, tiene poder anestésico y curativo, y se convierte en un remedio natural para el tratamiento de heridas abiertas, incluidas las úlceras orales y estimula las defensas del organismo.

También ayudaría a proteger contra las infecciones bacterianas y virales, especialmente en el sistema respiratorio. Finalmente, el veneno en varias formas se usaría para tratar problemas reumáticos e inflamatorios, incluida la esclerosis múltiple. De hecho, se ha encontrado que una sustancia llamada «apamina» contenida en el veneno de abejas tiene efectos alentadores sobre la enfermedad de Parkinson. Pero la presencia de alérgenos en el veneno sigue siendo un punto que llama a los investigadores a ser cautelosos.

Investigaciones recientes han identificado, en parte, los componentes del veneno que serían responsables de su acción en el organismo. De hecho, contiene algunos agentes antiinflamatorios, en particular adolapina y melitina. Reconocida por ser 100 veces más potente que la hidrocortisona, la melitina estimula la producción de cortisol, una hormona esteroide que también actúa como un antiinflamatorio. En general, hay consenso en que estos componentes tienen un efecto estimulante y vigorizante, que fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a desintoxicar el cuerpo.

Otras contribuciones de la Apiterapia

Tratamiento de la epilepsia

Durante los últimos 30 años, los chinos, entre otros, han estado combinando la acupuntura con el veneno de abejas para tratar la epilepsia. El método consiste en sumergir la aguja en la solución de veneno o depositar alguna solución en el punto de acupuntura antes de estimularla.

Reducir el dolor

Desde 2001, investigadores coreanos han publicado alrededor de 20 estudios en animales que han evaluado el potencial de actividad analgésica y antiinflamatoria del veneno de abejas y su capacidad para reducir el dolor o la rigidez. Por ejemplo, las dosis altamente concentradas de veneno de abejas purificado pueden haber contribuido a la mejora de un cierto tipo de artritis en la rata. En humanos, pocos estudios rigurosos han sido registrados hasta la fecha.

Aliviar la artritis

Los investigadores creen que esta técnica podría tener cierta efectividad para aliviar el dolor musculoesquelético. De hecho, en algunos estudios científicos, el veneno se inyectó en los puntos de acupuntura, mientras que el tratamiento con placebo consistió en inyectar solución salina en lugar de veneno real. El dolor sentido fue significativamente menor en los sujetos que recibieron las inyecciones reales. Sin embargo, persisten muchas incertidumbres con respecto a la concentración de veneno de abejas que se utilizará y el número ideal de inyecciones.

Consejos finales

  • Hazte las pruebas de alergia antes de nada con un médico convencional. A parte de informarte si tienes alergia o no al veneno de abeja puedes descubrir una alergia que desconocías.
  • Si vas a realizar este tipo de terapia te recomendamos que vayas a sitios especializados y con recorrido/experiencia en el sector, ya se ha registrado una muerte por un problema derivado a este tipo de terapia en España.
  • No dudes en preguntar a gente que ya haya realizado este tipo de terapias, si has probado la apiterapia deja tu experiencia en los comentarios para guiar a los demás.